MATTHYSSE: “NO ME GUSTA QUE LA GENTE ME LLAME CAMPEÓN”

En Junín, se prepara para la gran pelea con Viktor Postol por el título mundial, pero no se desenfoca: “No boxeo por la fama”.

Matthysse busca la corona superligero CMB que está vacante.

Matthysse busca la corona superligero CMB que está vacante.

No hay mar a la vista, ni palmeras, ni atardeceres color ocre, ni mucho menos clima tropical. Todo lo contrario, el frío y un despiadado viento dominan el paisaje por esta época del año. Sin embargo, para Lucas Martín Matthysse la ciudad de Junín, en la provincia de Buenos Aires, representa un verdadero paraíso. Allí, inmerso en el corazón de la llanura pampeana y rodeado por el cauce desbordado del río Salado, desde hace tres meses se prepara para el gran combate que tendrá el próximo 3 de octubre, en Carson, ante el ucraniano Viktor Postol (27-0-0/ 11 KO), por el cetro vacante superligero CMB. “Estados Unidos es lindo, pero sólo para ir a boxear”, suele decir el argentino, que el próximo domingo viajará… a los Estados Unidos.

Nada ni nadie lo mueven de Junín. Como fiel devoto de la austeridad, ajeno al lujo y a las exigencias que suelen tener las máximas figuras del boxeo mundial, Matthysse convenció a Oscar de la Hoya (Ceo de Golden Boy Promotions), que rodeado de sus afectos y con la misma gente de siempre se pueden obtener muy buenos resultados. De hecho, el propio De la Hoya, convencido de este método, hace unos días se tomó un vuelo desde los Estados Unidos para presenciar la preparación en Junín y brindarle todo su apoyo de cara al trascendental combate. “Algo importante debo ser para Oscar…”, comenta sonriente Lucas, apenas arranca el diálogo.

-¿Qué tenés en Junín que no hay en los Estados Unidos?
-Tengo todo para trabajar cómodo. Acá me enfoco al ciento por ciento en mi preparación, me cuido y no hago desarreglos. Yo no tengo amigos que me lleven por el mal camino. Soy muy familiero, vivo para mi hija Priscila y quiero pasarla bien con ella. Por eso no quiero alejarme de Junín?
-¿Tu arraigo en Junín no relegó tus posibilidades de crecimiento deportivo?
-Tal vez estando en Estados Unidos las posibilidades de grandes peleas hubiesen llegado más rápido. Y también digo que tal vez mi carrera se hubiese hecho más corta, porque no creo que allá me hubiesen cuidado como me cuida Mario [Arano], mi manager, y Cuty, mi técnico.
-¿Qué opinás de los cuestionamientos que recibís?
-No les presto atención a los que me critican, me dedico a trabajar para demostrarles arriba del ring lo equivocados que están. Tengo el mejor equipo que puedo tener para ser campeón del mundo.

Matthysse realizó su último combate el pasado 18 de abril, (37-3-0-1, 34 KO), cuando venció por puntos en un fallo mayoritario al ruso Ruslan Provodnikov, en el Turning Stone Resort & Casino de Verona, Nueva York.
-¿Cuánto ayuda anímicamente la visita de Oscar de la Hoya en plena concentración, a días de la pelea con Postol?
-Ufff… es muy gratificante que el promotor más importante del mundo te trate con privilegios. Eso me da una confianza enorme y me llena de orgullo. Y también indica que las cosas que hicimos en este tiempo no las hicimos tan mal? Él está muy confiado de mi potencial y sabe que yo no lo voy a defraudar.
-¿El combate con Postol lo tomás como determinante para el futuro de tu carrera?
-Ganar el título me va a dar la posibilidad de realizar peleas de primer nivel. Hasta ahora vienen siendo todas complicadas, pero nunca me han dado la oportunidad.
-¿Cómo se le pelea a un boxeador mucho más alto y largo que vos?
-Hemos trabajado mucho con los sparrings el tema de la altura y el alcance de brazos, ya que Postol mide 1,80m, y yo 1,70m. Todos los chicos que me están ayudando miden 1,84 o 1,85. Son todos muy grandes, así que hicimos hincapié en la altura.
-Eso te lleva a que trabajes mucho la cintura y tengas la guardia bien levantada para poder acortar la distancia y filtrar alguna zurda cruzada?
-Seguramente él tratará de mantenerme a distancia y yo voy a tratar de meterme en la corta, no creo que él salga a pelearme como lo hizo Provodnikov. La idea es imponer condiciones de entrada y no dejarlo crecer. De todos modos, estoy preparado para otra guerra?
-Posiblemente con un buen resultado te expongas a situaciones nuevas. ¿Cómo estás asimilando el cambio de ser una figura importante para el boxeo argentino?
-Trato de mantener las mismas costumbres y conductas. Estar rodeado de la misma gente y visitar los mismos lugares. No me gusta la exposición mediática ni que la gente me llame campeón. A donde voy me gusta sentirme uno más. Yo no boxeo por la fama, lo hago por el bienestar económico mío y de mi familia.
-Si te ofrecen un pelea grande, ¿subirías de peso?
-Primero quiero salir campeón del mundo en superligero (63,503 kg. o 140 libras). Todavía no me cuesta mucho dar la categoría, a pesar de que estoy por cumplir 33 años. Pero el año que viene seguramente voy a subir al peso welter (66,678 kg. o 147 libras) porque ahí están las grandes figuras, como Thurman, Danny García y Pacquiao.
-¿Cuánto te ayuda tener en tu equipo a un ex campeón mundial como Juan Martín Coggi?
-Juan me aconseja mucho en la parte boxística, me habla desde las experiencias que vivió como cuádruple campeón mundial. Sabe cuándo tiene que hablarme y cuándo callarse en el rincón?
-Se te nota muy tranquilo y confiado.
-Con Cuty [Barrera] y todo el equipo estamos haciendo una muy buena preparación. Física y mentalmente estoy bárbaro. Esta pelea vengo planeándola hace rato, así que estoy muy confiado en que el 3 de octubre voy a traer el título para la Argentina.

ANDRÉZ VÁZQUEZ
@ANDRECHOV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s