“SCIOLI ME DIO LA CONFIANZA PARA VOLVER A SER CAMPEÓN”

Pasado mañana, Víctor Ramírez defenderá por primera vez su título FIB crucero ante el jamaiquino Ovill Mckenzie en Villa La Ñata Sporting Club de Benavídez, el club de Daniel Scioli (su padrino deportivo). El Tyson del Abasto agradece el apoyo del candidato presidencial: “Yo conozco bien a Daniel y sé la clase de persona que es. Él se acercó a mi cuando yo no era nadie”.

Tyson y Scioli en el festejo tras lograr el cetro FIB crucero.

Tyson y Scioli en el festejo tras lograr el cetro FIB crucero.

Está acostumbrado a lucharla, a no perder nunca la esperanza, a salir de las paradas más bravas que el destino le tiró. Es un pibe de más silencios que gritos. Su tono de voz monocorde denuncia un aire austero que parece un registro de su personalidad sin estridencia. Con 31 años, 1,82 metros de altura y 91 kilos, Víctor Emilio Ramírez tiene una historia de boxeo y de vida que lo acerca, erráticamente, al drama y a la felicidad. En el 2009, ante Alexander Alekseev, acarició el sueño de ser campeón mundial OMB crucero, pero siete meses después, cuando cayó derrotado ante el serbio Marco Huck, se intoxicó de los placeres de la fama y todo terminó mal.

Hoy, después de cinco años de ostracismo y vaivenes emocionales, el Tyson del Abasto –como los conocen en el ambiente del boxeo- es uno de los tres campeones mundiales que tiene la Argentina y, pasado mañana, defenderá por primera vez su cetro FIB crucero contra el jamaiquino Ovill Mckenzie (25-12, 13 KO-3PKO), en Villa La Ñata Sporting Club de Benavídez, el mismo lugar en el que se coronó ante el inglés Ola Afolabi, el 10 de abril último. ¿Cuántos lo hubieran imaginado? “Muy pocos tenían fe que me recuperaría y volvería a ser campeón del mundo. Les tapé la boca a muchos. Y te aseguro que la corona se queda en Argentina por mucho tiempo”, dispara Víctor (22-2, 17KO), ni bien arranca el diálogo con PlanetaBoxing.com.ar.

-¿Qué sabés del jamaiquino Ovill McKenzie?
-Yo no soy de andar estudiando mucho a mis rivales, prefiero confiar en mis condiciones y dejar todo arriba del ring. Si bien está 14º en el ranking, tiene buenos antecedentes y no tengo dudas de que viene con firmes intenciones de querer ganarme.

-¿Cómo tomaste el cambio de rival?
-Hacía tres meses que estaba enfocado en Yoan Pablo Hernández, no me gustó nada que me avisen quince días de la pelea que no venía. Pero bueno, estás cosas están ajenas a mí y yo tengo que estar preparado para enfrentar al que sea.

-¿Te hubiese gustado enfrentar al cubano Hernández?
– Si, porque es un boxeador reconocido y tal vez ganarle hubiese significado más prestigio personal…

-¿Cuánto tuvo que ver Daniel Scioli en que volvieras a boxear y a ser campeón del mundo?
– Mucho. Es el hombre que me dio la confianza y los medios para que yo salga de las malas y vuelva a ser campeón del mundo. Estoy muy agradecido tanto a él como a Bocha Martinetti, mi técnico.

– ¿Sin su apoyo no hubieses vuelto?
– Pienso que nadie me hubiera facilitado los medios para que me recuperara. Por suerte Daniel me dio la posibilidad de levantarme y salir a adelante. Confió en mí. Al apoyo externo hay que ayudarlo con la voluntad de uno.

– ¿Qué te llevó a perder todo y abandonar el boxeo después de haber sido campeón del mundo en 2009?
– Después de perder con Marcos Huck, en Alemania, me bajoneé mucho y tomé caminos que no debí tomar. Obviamente las malas compañías ayudaron que a mi vida se vuelva un caos.

– ¿Hoy en qué te apoyás para no tentarte y volver a descarrillar?
– En mi familia y en los pocos que me quieren de verdad. El apoyo de ellos hace que las cosas se faciliten más… Ahora, un poco más maduro, veo las cosas de otra manera…

– ¿Ser ahijado deportivo de un candidato a presidente de la Nación te genera alguna presión?
– No, para nada. Eso me tiene más tranquilo que nunca… Daniel es mi amigo.

-Se asocia tu nombre y tu imagen a un aprovechamiento político, ¿vos cómo lo sentís?
– La verdad que un poquito molesta, pero yo me limito a hacer mi trabajo. Si yo no entreno y no hago lo que tengo que hacer arriba del ring políticamente no me sirve de nada.

– ¿No tenés miedo de terminar siendo el nuevo Gatica?
– Yo conozco bien a Daniel y sé la clase de persona que es. Él se acercó a mi cuando yo no era nadie y él no tenía pensado ser lo que es. Que la cuenten como quieran….

ANDRÉS VÁZQUEZ
@ANDRECHOV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s