EL LUNA SE HIZO MUNDIAL

Hace exactamente 60 años, el 11 de enero de 1956, el Luna Park albergaba la primera de las 42 peleas mundialistas que se realizaron allí. Aquella noche en el Palacio de los Deportes de Corrientes y Bouchard, el mendocino Pascual Pérez retuvo su corona mosca tras vencer por puntos al filipino Leo Espinosa tras 15 disputados asaltos.

pascualito

Hace 60 años, Pascualito le ganó con amplitud a Espinosa en el Luna Park.

El Luna Park ya sabía lo que era tener un campeón mundial en su cuadrilátero. Sandy Saddler, Archie Moore, Kid Gavilán y Yoshio Shirai habían exhibido su capacidad de monarcas de sus respectivas divisiones aunque sin poner en riesgo su corona mundial. De hecho, el nipón se enfrentó (sin título en juego) ante Pascual Pérez el 27 de julio de 1954, combate que terminó en pactada igualdad y catapultó al mendocino a la chance mundialista.

El 26 de noviembre de aquel 1954, en la revancha celebrada en Tokio, Pascualito se impuso por decisión en 15 asaltos para quitarle la corona a Shirai. Y revalidaría su superioridad al noquear en cinco vueltas al japonés en el tercer choque entre ellos, también en la capital del imperio, el 30 de mayo de 1955.

La segunda defensa de Pérez fue pactada ante otro asiático, el filipino Leo Espinosa (campeón Oriental y del Pacífico del peso gallo). A mediados de los años 50, Filipinas no era la potencia boxística en la que se transformó años después. Ceferino García (ex campeón mediano e inventor del bolo punch), era el abanderado del país asiático. Como se usaba en esos tiempos, Espinosa había realizado dos combates en el país a fines de 1955 para generar más expectativas, sendas victorias ante Alberto Castro y Alberto Barenghi en el Luna Park.

El combate, el primero por un cetro ecuménico de los 42 que se celebró en el Luna Park, se disputó hace 60 años: el 11 de enero de 1956. Las crónicas de la época aseguran que el Palacio de los Deportes de Corrientes y Bouchard estaba a pleno, con casi 25.000 localidades vendidas para ver al campeón invicto y a su retador (segundo en el ranking mundial mosca de la revista The Ring). Pese a la diferencia de físico (Pascualito medía 1,48 metro y pesó 47,900 kilos mientras que Espinosa, de 1,60 metro, registró 50,700 kilos), el cuyano se llevó la decisión unánime tras 15 asaltos en un combate en el que superó por velocidad y potencia a su rival, tanto que lo cortó bajo el ojo izquierdo en la tercera vuelta y lo derribó para una cuenta de cuatro segundos en el noveno.

Bajo las regulaciones argentinas, no se anunció el voto de los tres jurados. Pero en la tarjeta del enviado de la agencia estadounidense Associated Press, Pérez ganó diez rounds, Espinosa tres y dos fueron empate.

Pascualito no era un ídolo como Justo Suarez, o José María Gatica, pero el haber sido el primer púgil en ostentar la faja mundial despertó las simpatías del público hacia él. Hombre identificado con el Peronismo, fue el mismísimo Juan Domingo Perón quien gestionó su oportunidad con Shirai. Pero el viejo líder político ya no estaba en el poder. Pascual pagó con ostracismo aquel feeling con el General. Otra historia.

Video del noticiero de la época con un resumen del combate

 

ERNESTO RODRÍGUEZ III y ENRIQUE SÁNCHEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s