JOSÉ UZIGA APOSTÓ A SER COMO ROCKY

Hace 35 años, el pergaminense José Félix Uziga se probó a sí mismo y a la cátedra que podía aguantarle de pie 15 rounds al campeón del mundo, el mexicano Lupe Pintor. Su valentía tuvo premio… en metálico.

Uziga

José Félix Uziga en el gimnasio del Luna Park, la yapa tras su intento mundialista.

El domingo 22 de febrero de 1981, un día poco usual para el boxeo, José Félix Uziga tuvo la gran chance de su vida. En el Coliseum de Houston (Texas) se enfrentó a Lupe Pintor por la corona gallo del CMB. El mexicano se impuso por puntos tras 15 vueltas en fallo unánime y exagerado (el juez Steve Crosson dio 150-128, 22 puntos de ventaja para el campeón en una pelea sin knockdowns; Arlen Bynum la vio 148-139 y Dick Cole 148-136).

El pergaminense Uziga (con más de 1,70 metros era muy alto para la categoría) le había dicho a su apoderado Hernán Santos Nicolini que dejaba el boxeo por falta de motivación ya que un año antes había perdido en su ciudad natal el cetro argentino ante el riojano José Rufino Narváez.

Nicolini movió cielo y tierra para conseguirle la chance a su pupilo y fue vivo para introducirlo en el ranking en la décima posición ya que a Pintor (quien había dado la sorpresa la destronar a Carlos Zárate en 1979) le temían porque dos peleas antes, en septiembre de 1980, el galés Johnny Owen había muerto tras perder por KOT12 ante él.

Muchos esperaban un KO rápido. Y Howard Cossel (notable comentarista de la TV estadounidense) había pronosticado que no llegaría en pie al séptimo. Pero apostando a ser Rocky (en el estricto sentido de la palabra) Uziga hizo un gran esfuerzo y durante 15 rondas boxeó de manera inteligente gracias a su corazón y a los consejos de su entrenador Héctor Rodríguez. Así se las ingenió pará neutralizar la pegada asesina del Indio de Cuajimalpa. Llegar a la última campanada sonó a misión cumplida no sólo porque cumplió con su honor de boxeador sino porque su equipo había apostado una parte de su bolsa (u$s 25.000, muy buen pago para la época) a que le duraba toda la pelea al campeón.

Uziga se volvió a la Argentina sin el título pero con el reconocimiento general por la buena faena y una yapa ya que Tito Lectoure cumplió su promesa previa (“Si hacés una buena pelea te doy a tu regreso un sábado en el fondo”) y lo programó en el Luna Park para su siguiente combate, en mayo, en lo que sería una nueva derrota ante Narváez, esta vez por el cetro sudamericano.

El video de la pelea completa

ENRIQUE SÁNCHEZ
ERNESTO RODRÍGUEZ III

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s