PUÑOS OLÍMPICOS

La mirada de Andrés Vásquez sobre Leandro Blanc, Fernando Martínez, Alberto Melián, Ignacio Perrín, Alberto Palmetta y Yamil Peralta, los seis boxeadores nacionales que disputarán los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, sus antecedentes y sus posibilidades.

0 boxx

El equipo olímpico a pleno (Gentileza La Nación).

Tenen el linaje boxístico a flor de piel. Quizás el futuro les depare todos los halagos que el boxeo les ofrece a los grandes campeones. Quizás, en algún momento, puedan llegar a grabar sus nombres en las mejores carteleras de Las Vegas. Y quizá, también, la historia les reserve un lugar de privilegio junto a los gloriosos boxeadores… Por lo pronto, Alberto Melián, Yamil Peralta, Fernando Martínez, Alberto Palmetta, Ignacio Perrín y Leandro Blanc son seis pibes que portan el talento de los menos y las expectativas de los que valen. Con un presente amateur lleno de sacrificios, serán los representantes del boxeo argentino en los próximos juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

A diez días del comienzo de la magna cita deportiva, ellos no paran de saltar la soga y pegarle a la bolsa con un objetivo en común: colgar sobre sus cuellos una medalla, del metal que sea, para volver a ubicar a la Argentina en el podio. Ese que hace 20 años no sube, cuando Pablo Chacón compartió el bronce con Floyd Mayweather, en Atlanta 96. “Estamos muy enchufados en los entrenamientos. Tenemos una linda oportunidad para hacer historia”, comenta Alberto Melián.

Con 26 años, “Impacto” Melián, tal como lo apodan en el ambiente, buscará en Río 2016 mejorar la actuación (17º) que tuvo en su primera experiencia olímpica, en Londres 2012. “Me planteé objetivos y sueño con cosas importantes, pero quiero mantener los pies sobre la tierra porque dependerá del sorteo que tenga”, admite con cautela el cordobés, que competirá en la categoría 56 kilos. En la vereda opuesta de la cautela, Nacho Perrín (60 kilos) prefiere cargarse de presión y no ocultar sus ganas de hacer historia: “Apunto a la de oro y si no se puede, me conformo con subir al podio; creo que todos vamos a Río con esa ilusión.”.

El boxeo es el responsable de la mayor cantidad de medallas olímpicas argentinas: 24 (siete de oro, siete de plata y diez de bronce). Sin embargo, desde Tokio 1964 que no logra llevar representantes en todas las categorías (10). El último juego Olímpico en que la Argentina logró clasificar más de dos representantes fue en Sidney 2000 (siete). “Después de mucho tiempo pudimos mantener el mismo grupo de boxeadores dos ciclos olímpicos consecutivos. De los seis clasificados hay cinco que ya tienen más de seis años en la selección. Las competencias de la AIBA (Asociación Internacional de Boxeo) cooperaron mucho al crecimiento del equipo, porque les permitió foguearse con los mejores del mundo”, justifica Luis Romio, presidente de la Federación Argentina de Box.

En los últimos años, la AIBA comenzó a incursionar en el profesionalismo mediante la creación de la Word Series Boxing y la AIBA Pro Boxing (certámenes en los que combaten profesionales y amateurs mezclados), promoviendo la eliminación de los cabezales y modificando los tiempos de los combates (3 a 5 rounds). Hoy, a días del comienzo de los Juegos, es una realidad la participación de dos pugilistas profesionales ex campeones del mundo -el tailandés Amnat Ruenroeng, en 60 kilos, y el camerunés Hassan N’Dam, en 81- entre los 250 que participarán.

¿Es imposible pensar en ganar una medalla en Río de Janeiro? “Me planteé el objetivo de estar entre los primeros tres del mundo y estoy trabajando para eso. En mi categoría (69 kilos) están el cubano Rosniel Iglesias y el venezolano Gabriel Maestre que hace muchos años ganan todo.”, sostiene Alberto Palmetta, quien fue medalla de bronce en los Panamericanos de Toronto 2015. En tanto, el porteño Fernando Martínez (52 kilos) confía en el roce internacional adquirido en estos años: “Por los resultados que venimos acumulando en las distintas competencias de AIBA, tenemos muchas chances pellizcar alguna medalla”.

El más experimentado del equipo nacional es Yamil Peralta. A los 25 años y con una medalla de bronce en el mundial amateur 2013, el bonaerense buscará en Río la presea que se le negó en Londres 2012. “Yo me tomo esta segunda chance como una revancha. Desde que perdí con el búlgaro (Tervel Pulev), hace cuatro años, tengo una espina clavada en el orgullo que espero sacármela”, expresa, convencido, el representante en la categoría 91 kilos. En el otro extremo -de experiencia y peso-, el entrerriano Leandro Blanc, con 23 años y 49 kilos, también se anima a soñar en grande: “Sé que es complicado, pero la ilusión de ganar una medalla no me la quita nadie”.

Al hacer una evaluación de las chances reales de los boxeadores argentinos, el técnico de la selección, el uruguayo Julio García, opta por la mesura: “El boxeo olímpico argentino creció mucho en los últimos años, pero todavía estamos un escalón por debajo de las potencias. Si el sorteo nos favorece, podemos ganar alguna medalla”.

Peralta, Palmetta, Perrín, Melián, Martínez y Blanc tienen sueños y motivaciones de cara a los juegos de Río 2016. Los seis saben que entre los logros del pasado, las dificultades del presente y las dudas del futuro, la ilusión de hacer historia está intacta. “La voluntad supera a la técnica, siempre. Como sea, vamos a dejar bien alto al boxeo argentino”, expresa Nacho Perrín, mientras que el resto asiente con el linaje boxístico a flor piel.

ANDRÉS VÁSQUEZ
@ANDRECHOV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s