ASÍ SERÁ RÍO 2016

Andrés Mooney presenta las novedades olímpicas: no sólo pelearán boxeadores rentados, sino que lo harán sin cabezal, con vendaje profesional y a tres rounds de tres minutos. Diez claves para conocer cómo van a ser los combates en tierras cariocas.

0 box

Alberto Melián, uno de los seis argentinos en Río 2016.

Para bien o para mal, el boxeo cambió hace rato. La Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) se volcó de lleno al profesionalismo promoviendo la participación de púgiles rentados en sus competencias, e introdujo cambios que generaron polémica. Y esas modificaciones, además de dividir aguas, provocaron críticas y elogios, casi siempre interesados: acusaron a AIBA de querer crear un monopolio quienes vieron en riesgo su tajada en el negocio (presidentes de organismos rectores del pugilismo profesional), y ponderaron prematuramente sus hipotéticas virtudes aquellos que reciben dádivas con estas variantes (miembros de federaciones como la FAB, que se abrazó sin chistar a la entidad con sede en Suiza).

Pero estas novedades, más allá de posturas a favor y en contra, implicaron cambios reglamentarios fundamentales. Por eso, antes de sentarse a ver las peleas en Río 2016, hay que prestarles atención a múltiples variantes. Acá, 10 claves para entender cómo serán los combates en los Juegos Olímpicos, que comenzarán el 6 (el 12, para las mujeres) y terminarán el 21 de agosto, y que se desarrollarán en el Pabellón 6 del centro de convenciones Riocentro (Av. Salvador Allende 6555), en el coqueto barrio de Barra de Tijuca.

1) Guantes. Las primeras cinco categorías utilizarán guantes de 10 onzas y el resto, de 12. Desde 49 kilos hasta 64 (incluido), pelearán con los guantes más chicos. De 69 en adelante, con los de 12 onzas.

2) Rounds. Los varones pelearán a tres asaltos de tres minutos de pelea por uno de descanso. Las chicas harán lo propio a cuatro vueltas de dos minutos.

3) Vendaje. Esta vez, se sustituirá la tradicional venda de algodón de entre 2,5 y 4,5 metros, propia del boxeo “amateur” (término que AIBA abolió), y se usará el vendaje profesional, con vendas de gasa de hasta 15 metros. Además, se podrá usar cinta adhesiva y/o tela sobre el vendaje, y estará permitido el uso de tiras de tela entre los dedos.

4) Pesaje. No habrá un llamado a la balanza general antes del inicio del torneo. Sólo se pesará a quienes pelean, el día que les toque hacerlo, entre las 7 y las 8 de la mañana.

5) Calificación. Se dejará de lado el controversial sistema electrónico (adiós a la conocida “maquinita”, que fallaba “golpe por golpe”) para puntuar con sistema de 10 puntos para el ganador y 6, como mínimo, para el perdedor. Habrá cinco jueces y se tomarán, aleatoriamente, tres de esas tarjetas. A diferencia del boxeo profesional convencional, las autoridades no tendrán lapicera y papel, sino que utilizarán una máquina –provista por la empresa de software y servicios tecnológicos Swiss Timing- que tendrá los números 10, 9, 8, 7 y 6. Una vez terminado el asalto, los jueces tendrán 15 segundos para puntuar. No se podrá fallar un round empatado, y si una pelea termina empatada en la calificación final de un juez, la máquina comienza a titilar con los colores de ambos rincones y el jurado deberá elegir uno de los dos boxeadores para decidir quién ganó.

6) Caídas. Habrá cuenta de protección y habrá límite de tres caídas por cada round. Es decir, un boxeador podrá caer “solo” dos veces por vuelta. Así las cosas, un boxeador varón podrá perder por puntos y haber recibido seis cuentas, y una mujer podrá hacer lo propio habiendo recibido ocho cuentas.

7) Cabezal. En Río de Janeiro se combatirá sin el protector cabezal, medida que no recibió mayores críticas de parte del mundo boxístico, pues jamás se pudo demostrar que la utilización del protector disminuyera el daño que ocasionan los golpes a la cabeza. Curiosamente, las mujeres sí deberán usarlo.

8) Sponsors: poco y nada. Aunque cada equipo intentará negociar alguna publicidad, todos los planteles deben competir y permanecer en la Villa Olímpica con la ropa oficial que les provee el Comité Olímpico Internacional. Luego, cada púgil buscará cumplir con las empresas que lo “apoyan” con fotos, videos y demás recursos en sesiones de entrenamiento. Si Argentina recibe el visto bueno, la musculosa de los boxeadores tendrá la marca cordobesa Full Sport.

9) Criterios de evaluación. La caída de un boxeador no significará –tal como lo establece el reglamento de AIBA- el descuento de dos puntos en perjuicio de quien visite la lona. Los criterios para elegir un ganador y un perdedor en cada round serán similares a los del boxeo profesional tradicional, pero con un agregado: en pelea pareja, AIBA premiará a quien menos faltas cometa. Según el reglamento de AIBA, los criterios son: número de calidad de golpes en área de impacto, dominación del combate, competitividad, superioridad de táctica y técnica, e infracción sobre las reglas. Para puntuar, el reglamento recomienda: 10-9 para “round cerrado”; 10-8 para “claro ganador con dominio”; 10-7 para “dominio total”; 10-6 “superioridad muy notoria”.

10) Medallas. Todo boxeador que llegue a semifinales se asegurará una medalla: si gana, irá por la presea de oro o plata; si pierde, se quedará con el bronce, tal como ocurrió con Julio Pablo Chacón en Atlanta 96, que compartió presea con Floyd Mayweather. El primer, segundo y tercer lugar garantizará: una medalla, un diploma y un pin. El quinto puesto, otorgado a cuatro boxeadores, dará únicamente un diploma.

ANDRÉS MOONEY
@ANDRESMOONEY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s