20 AÑOS ES MUCHO

El boxeo argentino no pudo conquistar medallas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pese a presentar la delegación más grande de los últimos cuatro JJ.OO, una sequía de podios de nuestros pugilistas que se extiende desde el bronce que logró Pablo Chacón en Atlanta 1996.

000

La derrota de Melián marcó el fin de la actividad de nuestros boxeadores.

El boxeo enarbola habitualmente la bandera de ser el deporte que más gloria olímpica le ha brindado a la Argentina. Siete medallas doradas, otras tantas plateadas y una decena de bronces implican el 32% de las 74 preseas que logró nuestro país en la máxima cita deportiva mundial. Pero esa gloria parece cosa del pasado.

La última vez que un boxeador nacional logró un premio olímpico fue hace 20 años: Pablo Chacón se colgó el bronce en los 57 kilos, compartiendo el tercer peldaño del podio con Floyd Mayweather. Tras aquel logro del mendocino, 11 púgiles fallaron en la misión en los siguientes cuatro JJ.OO.

A Río de Janeiro 2016 llevamos una delegación de seis púgiles, la más grande desde los siete de Sydney 2000. Y la sequía se mantuvo. Dos, los únicos que habían estado en Londres 2012, se quedaron a un combate de la presea: el cordobés Alberto Melián (56 kilos) venció por decisión al ghanés Abdul Omar y al tunecino Bilel Mhamdi antes de caer por nocaut técnico en el round inicial del cruce de cuartos de final ante uzbeko Murodjon Akhmadaliev, para terminar en quinto lugar. Idéntica ubicación ocupó el bonaerense Yamil Peralta (91 kilos) quien tras superar en fallo dividido y objetable al alemán David Graf cayó ampliamente ante el cubano Erislandy Savón.

De menor vuelo fue la actuación de los restantes miembros del equipo, quienes se despidieron en el debut: el entrerriano Leandro Blanc (49 kilos) le dio batalla al mexicano Joselito Velázquez pese a que lo vieron caer en fallo unánime; el porteño Fernando Martínez (52 kilos) perdió por decisión dividida ante el búlgaro Daniel Asenov; el bonaerense Ignacio Perrín, en fallo unánime contra el tailandés Amnat Ruenroeng (ex monarca FIB de peso mosca, uno de los dos profesionales campeones mundiales que entraron en competencia), y el bonaerense Alberto Palmetta (69 kilos) no pudo con el mongol Byambyn Tüvshinbat, quien lo superó en fallo unánime.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s