SILENCIO, HABLA JC

El gran Julio César Chávez dialogó con Andrés Mooney, colega de A la vera del ring, y le dejó sus impresiones sobre el megacombate que su hijo Junior y Canelo Alvarez llevarán adelante el 6 de mayo. “Julito sabe que es la pelea de su vida”, anticipó.

001

JC apoya a su hijo: “Aventaja al Canelo en estatura, es más grande y más fuerte”.

Hablar con los puños. Aunque esa es su especialidad, Julio César Chávez acepta el desafío y, como lo hacía sobre el ring, no retrocede. Recuerda sus noches de ensueño, pero también habla de drogas y de batallas perdidas. “Es difícil cuando se viene de la nada. Se empiezan a agarrar millones y millones de dólares, y uno empieza a rodearse de mucha gente que dice ser tu amiga, pero no lo es. Y uno no tiene la educación para prevenir eso”, dispara, como lanzando de entrada uno de sus fulminantes ganchos al cuerpo.

-¿Puede su hijo ganarle al Canelo?
-¡Claro que le puede ganar, por eso agarramos la pelea! El Canelo siempre ha sido un peleador muy disciplinado, estuvo subiendo escalones y es un muchacho joven que ha ido creciendo como peleador. Pero siempre lo he dicho: Julio le puede ganar al Canelo y a cualquiera. Es una pelea de mucho morbo. Una pelea que se ha venido manejando desde hace cinco años, con Canelo desafiando a Julio y Julio retando al Canelo. Y siempre los mexicanos han tenido la duda: ¿quién es mejor, Canelo o Julio?”.

-¿Y cómo se le pelea a alguien de las características de Álvarez?
-Arriba del ring, nadie es invencible. Julio tiene la estatura, es mucho más grande y mucho más fuerte que el Canelo. Todas esas ventajas las vamos a tener que aprovechar con una buena estrategia.

-Que Julito sea más pesado, ¿es un factor clave, considerando que Canelo hace tiempo que no se enfrenta a rivales más pesados?
-Sí, por eso digo que es “la” oportunidad de Julio. Está haciendo una gran preparación física, ha tomado las cosas con mucha seriedad: sabe que es la pelea de su vida. Creo que va a ser una pelea difícil, dura, pero Julio tiene muchas chances de dañarlo, sobre todo en ese peso, en el que Canelo nunca ha peleado.

-¿Qué le puede aportar Ignacio Beristáin, su nuevo entrenador, a Julito?
-Don Nacho es un hombre muy experimentado. Con él, no van a andar con juegos. Nacho no anda con “dimes y diretes”. Él dice “a chile” las cosas: “Vamos a trabajar así y así y, si no cumples, me voy”. Julio es consciente de eso, por eso lo pidió, quiere un entrenador que lo exija y al que le tenga respeto.

La resiliencia como bandera
Desde hace cuatro años, Julio César Chávez no encontró mejor idea para combatir el flagelo de las drogas que inaugurar centros de rehabilitación. Apelando a su experiencia personal, JC no se pone colorado al momento de señalar a las sustancias prohibidas como el más difícil rival de cualquier ser humano: “Tenemos dos clínicas de rehabilitación de adicciones: una en Culiacán y otra, en Tijuana. Intentamos salvar la mayor cantidad de vidas que se pueda. Esto (la droga) es una enfermedad crónica que nos arrastra a tres lugares: cárceles, hospitales y muerte”.

-¿Se arrepiente de algo en su vida?
-De que, si no hubiera consumido drogas ni alcohol, a lo mejor hubiera llegado a 100 peleas invicto. Eso hubiera sido un récord inigualable. Lógicamente, no me gustó el final de mi carrera, porque en las últimas peleas andaba muy mal y peleaba por pelear. No me gustó porque hice mucho daño, sobre todo a mi familia.

La nota completa puede leerse en este link

ANDRÉS MOONEY
@ANDRESMOONEY / @ALAVERADELRING

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s