EL NOMBRE DEL JUEGO

Sin que importe mucho lo que puedan ofrecer boxísticamente Floyd Mayweather y Conor McGregor, el atractivo del combate pasa por lo que generarán económicamente. Se estima que el estadounidense facturará cerca de u$s 400 millones y su rival, un debutante en el boxeo, u$s 125 millones. De hecho, el CMB entregará un simbólico cinturón con el exacto nombre de este show: The Money Belt.

Floyd Mayweather Jr. v Conor McGregor - News Conference

Mayweather y McGregor con el Money Belt de fondo.

Desde hace tres años, antes (y después) de cada pelea se habla más de lo que produce monetariamente Floyd Mayweather que lo que ofrece en el ring. Su último combate con algo de morbo pugilístico fue el segundo choque ante Marcos Maidana, en septiembre de 2014. El megacombate ante Manny Pacquiao, en mayo de 2015, se calentó con ceros y languideció en el ring; su última aparición en un ring, en septiembre de 2015, fue una sesión de sparring paga ante Andre Berto, y su próxima pelea ante el irlandés Conor McGregor, un debutante en el boxeo, promete ser otra lección insípida de boxeo por parte del estadounidense.

La temperatura del combate, la zanahoria para vender PPV, es sólo uno: Money, el apodo que gusta portar Mayweather. De hecho, en un caso de honestidad brutal, el Consejo Mundial de Boxeo, que no pudo sancionar el choque del sábado 26 en el T-Mobile Arena de Las Vegas con ningún campeonato oficial, entregará el Money Belt, un cinturón hecho con 1.5 kilos de oro de 24 kilates, 3.360 diamantes, 600 zafiros, 160 esmeraldas y cuero de cocodrilo.

Profundos estudios de Forbes y The Economist calculan que si bien las bolsas originales anunciadas son de u$s 100 millones para Mayweather y u$s 75 millones para McGregor, el yanqui cuadruplicará sus ingresos y el bicampeón del UFC puede llegar a cosechar unos u$s 50 millones más.

La razón del aumento en las potenciales ganancias tiene que ver con una combinación de factores. Ambos se llevarán una parte de la recaudación de boletería (esperan mejorar los u$s 79,1 millones que produjo Mayweather-Pacquiao), también tendrán una participación de las ganancias en el PPV (la meta es superar los 4,6 millones de abonos vendidos para la misma MayPac que generaron una facturación de u$s 455 millones).

El rubro publicidad también cuenta. Mayweather cotizó su ropa en u$s 25 millones, con una escala que va desde el medio millón de verdes para la gorrita con la que ascenderá al ring (la de después de la pelea cuesta un millón), un palito para la bata, los pantalones del pesaje o las botas, u$s 15 millones para diversos parches en los pantaloncitos y hasta u$s 5 millones para publicidad en el ring.

Todo suma y Mayweather está tan confiado en su victoria que invita a la fiesta post pelea en su strip club de Las Vegas (Girl Collection) para una party en la que, además de divertirse, planea facturar entre u$s 300 y 500 mil como para terminar una noche a lo grande.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s