JUST BUSINESS

Por la imposición de apetencias comerciales, Juan José Velasco tendrá mañana su primera chance mundialista sin haberse probado en el primer nivel: en Nueva Orleans lo espera el local Regis Prograis, quien expondrá el cetro interino superligero del Consejo Mundial de Boxeo en un combate en el que el jujeño figura 20-1 abajo en las apuestas.

001

Velasco dio 63,500 kilos y Prograis, 100 gramos menos. Mañana van por TyC Sports, desde las 23 (Foto Top Rank).

La historia de Sampson Lewkowicz es una de las clásicas parábolas del self made man. Tras un pasado que combinó la venta callejera y los empleos de oficina, el uruguayo que se hacía conocer como Sam Lewis comenzó mostrar sus dotes de convincente comerciante promocionando los guantes y pantaloncitos que fabricaba Grant Elvis en Nueva York. Escalando lentamente en el negocio, se convirtió en el buscatalentos de Murad Muhammad, un poderoso manager afroamericano que tenía en su escudería a la gran figurita de los 90: Roy Jones Jr.

Con su picardía rioplatense y sus dotes mercantes, Lewkowicz proveyó de carne fresca de Sudamérica y Asia los rings de Estados Unidos. La mayoría de las veces, a caballo de una utopía; en algunas, la pegó como con Sergio Martínez –por esos entonces arrumbado en el mercado español– y un tal Manny Pacquiao que buscaba reconstruir su carrera tras haberse quedado sin el título mosca CMB.

De la mano del éxito de Maravilla Martínez, el empresario uruguayo convenció hace un par de años a varios de los exmienbros de Los Cóndores (la franquicia patrocinada por la FAB que compitió por varios años en la Serie Mundial de Boxeo) para que pusieran bajo su ala. Los dos con más cartel, los olímpicos Alberto Melián y Alberto Palmetta, duraron poco bajo su redil y ya buscan su propia suerte en Miami. Algún otro quedó encandilado por su verba.

Fiel a su estilo de proveedor de voluntades, como quien se tira un lance, Lewkowicz le consiguió una chance al jujeño Juan José Velasco, quien entre peleas profesionales y las hechas bajo el entorno AIBA (torneos que mezclaban aficionados y nóveles profesionales) acumula un historial de 21-4 (12KO) ante rivales de segundo y tercer orden. De hecho, su única presentación en los Estados Unidos fue hace un año en Nuevo México, lejos del glamour, ante un probador como el mexicano Juan García.

Sin el rodaje necesario para una exigencia de primer nivel y sólo por la necesidad de los negocios (estos y los que vendrán), el jujeño Velasco fue puesto de apuro como oponente de una de las figuritas ascendentes que protege Top Rank: el yanqui Regis Prograis, un invicto zurdo de manos pesadas (18KO en 21 victorias) que expondrá el cinturón interino superligero del Consejo Mundial de Boxeo que ganó noqueando al namibio Julios Indongo. Además acredita un triunfo contundente ante otra figurita en ascenso, el californiano Joel Díaz Jr.

Velasco, quien ni siquiera ocupa los primeros 15 lugares del ranking mundial que lo habilitarían como retador (está 18º), confía en su respetable pegada para dar el batacazo y sumarse a la lista de aquellos que, desde abajo, hicieron la América como su manejador Sampson Lewkowicz, más allá que la dura lógica de las apuestas lo tenga 20-1 abajo.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s