CRECEN Y SE MULTIPLICAN

Apareció la cuarta entidad que se arroga la propiedad de fiscalizar espectáculos pugilísticos en la Argentina: el Consejo Internacional de Boxeo. De la mano de Daniel Gorena, coronó como un campeón de 57 años como Omar Alegre, más conocido por su personaje de Manotazo Fernández en Todo por 2 Pesos, en una velada celebrada en la Estación Constitución.

000

Alegre (con el cinturón que dice WPC en lugar de CIB) y Gorena (factótum de la nueva entidad).

La Federación Argentina de Box (FAB) rige los destinos del boxeo argentino desde su fundación en 1920. En su casi centenaria vida, la FAB exhibió aciertos y tropiezos y en varias oportunidades debió compartir el control del pugilismo por diversos factores. En las últimas dos décadas fueron varias las entidades que intentaron disputarle el control de espectáculos boxísticos y cobro de licencias y permisos de combate.

Desde la fugaz aparición en 1999 del Consejo Argentino de Boxeo Profesional (CABP), de la mano de Francisco Bollini, otros emprendimientos se arrogaron la potestad conjunta con la FAB. A partir de 2008, la antigua Comisión Mundial de Boxeo (CMB) –fundada en Ecuador por Daniel Gómez, un exdirigente FAB– mutó a la denominación de World Pugilism Commission (WPC) y se especializó en fiscalizar veladas emergentes en diversos puntos del país al tiempo que habilitaba como boxeadores a aficionados con escasos o nulos antecedentes, pugilistas dados de baja por la FAB por bajo rendimiento o voluntariosos cuarentones que buscaban en el ring una changa más para parar la olla.

Una escisión desde WPC dio pie a que dos boxeadores que habían militado en ella, como Rubén Miño y Alejandro Falliga, dividieran la hacienda y en mayo de 2017 generararan la Asociación de Boxeo Argentino (ABA), con más atención en las formas y el cuidado de los boxeadores, aunque enfocada en la promoción de valores enviados más allá de las fronteras para engordar récords de valores locales (ver link).

A este panorama se sumó ahora el Consejo Internacional de Boxeo (CIB), homónima del International Boxing Council (IBC), una entidad de tercer orden fundada en 1990 en los Estados Unidos que llegó a tener cierto prestigio y a avalar el choque entre Héctor Camacho y Ray Leonard en 1997. De hecho, Carlos Baldomir ganó la corona IBC welter en 1999 tras vencer por descalificación al ghanés Joshua Clottey en Londres (Inglaterra). Con la llegada del siglo XXI, perdió visibilidad y sólo sirvió para que veteranos como Roy Jones o Zab Judah exhibieran retazos de su calidad.

El CIB local está fomentado por Daniel Gorena, un cuentapropista originario de Jujuy que es conocido en el mundo pugilístico ya que fabrica algunos de los tantos cinturones con el que se premian a los peleadores por los rings del país. De hecho, los conocedores afirman que sus productos (que cotizan entre $1.000 y $1.500) son de los de mejor calidad entre los talabarteros locales.

Cansado de hacer cintos a pedido, Gorena decidió fundar su propia institución y esta tarde –sábado 28 de julio– puso en juego el Título Plata CIB mediani (sin mencionar los pesos en el ring) en una velada organizada en el Gimnasio que Ricardo Guardo generó bajo los andenes de la estación Constitución en 1994. Desde el mediodía, en ese entorno subterráneo, se organizó una velada con 20 combates amateurs y una pelea por el “Título Plata mediano” profesional, a cuatro asaltos, una distancia inusual para un cetro profesional.

En un rincón se presentó el ignoto Enrique Zúñiga, un cuarentón sumado de apuro quien no registra antecedentes boxísticos para ninguna entidad. En el otro, el chaqueño Omar Alegre, un veterano de 57 años (¡Sí, no hay error en la cifra!), quien entre 1986 y 1994 enhebró una campaña profesional de 12-23-2 (6KO-10PKO) en la que se enfrentó (y perdió) con tres campeones mundiales (Juan Martín Coggi, Raúl Balbi y un jovencísimo Tito Trinidad, en Italia), además de enfrentarse a lo más granado de nuestro país entre 61 y 65 kilos. Su momento de gloria llegaría tras el retiro, cuando a partir de 1999 encarnaría al boxeador travestido Manotazo Fernández en el programa Todo por 2 Pesos. Alegre hizo dos peleas más en 2013 y 2014, bajo la fiscalización de WPC, sin poder ganar ninguna de ellas.

En la particular velada celebrada en la cabecera del Ferrocarril General Roca, los “jurados” vieron ganador por decisión a Alegre luego de cuatro asaltos ásperos. Alegre recibió el cinturón en el que Gorena cometió un “error” al que no acostumbra en sus manufacturas para terceros: la sigla de la entidad dice WBC (Consejo Mundial de Boxeo.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s