CIFRAS DE ESCASO VALOR

La puertorriqueña Amanda Serrano hizo historia al conseguir su sexta corona en diferentes divisiones, una hazaña de índole estadística, aunque aún no ha vencido a una gran campeona. En la misma velada en Brooklyn, el catamarqueño César Barrionuevo no ofreció demasiado ante el cubano Ugás, dejando en claro que está lejos de ser un top ten.


La velada que se desarrolló el sábado 8 de septiembre en el Barclays Center de Brooklyn expuso de manera cruda que los números en el boxeo no implican grandeza sino, simplemente, marcas estadísticas. En uno de los combates centrales de la velada, la puertorriqueña Amanda Serrano (35-1-1, 26KO) superó de manera unánime y amplia la escasa oposición que pudo plantearle la bonaerense Yamila Reynoso (11-5-3, 8KO), quien se contentó en llegar en pie a escuchar el fallo de los jurados (los tres coincidieron en 99-91).

Para la boricua, el triunfo le reportó a corona superligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), la sexta en diferentes pesos, una cosecha única entre las mujeres y solo igualada entre los caballeros por el estadounidense Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao.

El notable logro de Serrano ha tenido un guiño desde la entidad que dirige desde hace 22 años su compatriota Francisco Valcárcel ya que cinco de los cinturones que logró (gallo, supergallo, pluma, ligero y éste) fueron OMB, cuatro de ellos en situación de vacancia y sólo reinó para la Federación Internacional de Boxeo en superpluma. A la proeza aritmética de la puertorriqueña le falta el brillo de haber derrotado a una boxeadora de fuste; tal vez el desafío por el séptimo cetro, el unificado welter, ante la colombiana-noruega Cecilia Braekhus, ubique sus reales virtudes si no se dedica antes a las artes marciales mixtas.

También se bajó derrotado del ring el otro argentino que se presentó en la velada neoyorquina. El catamarqueño César Barrionuevo subió al cuadrilátero como octavo del ranking welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) gracias a dos victorias contundentes ante el santacruceño Adrián Verón y a los auspicios del manager uruguayo Sampson Lewkowicz, muy cercanamente ligado al presidente del CMB Mauricio Sulaimán, heredero de la dinastía que su padre José estableció en 1975. De hecho, el español Miguel Ángel de Pablos (con quien el oriental Lewkowicz manejaba a Maravilla Martínez) fue Secretario Internacional del ente con base en el DF.

Lo del zurdo Barrionuevo quedó en la ilusión de un triunfo a que desde el primer round se notó que el boxeo avaro y bien fundamentado del cubano Yordenis Ugás era de otra liga pese a estar un escalón debajo suyo en los listados. El caribeño, aun sin obedecer a su esquina que a partir del sexto round le pidió actividad para definir de manera contundente, se limitó a sumar ventajas en base a su buen traslado y el manejo de golpes curvos lo que le permitió conseguir una amplísima victoria (un juez dio 119-109 y los otros dos, 120-108). Así amplió su historial a 23-3 (11KO) y logró una hipotética chance de enfrentar al estadounidense Shawn Porter (29-2-1, 17KO), quien minutos más tarde superó en fallo unánime (116-112, 115-113 y 115-113) a su compatriota Danny García (34-2, 20KO) por el cetro welter CMB.

La Joya Barrionuevo bajó sus números a 34-4-2 (24KO) pero, fundamentalmente, entendió en carne propia que los números que, si bien ciertos números pueden llamar a engaño, en el ring la verdad es cruda.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s