EL CHINO MAIDANA LE GANÓ A MARGOSSIAN

Andrés Mooney presenta una profunda investigación que desnuda el juicio que se extendió por siete años y por el cual la Justicia determinó que el manager falsificó firmas, adulteró contratos y cobró dinero en nombre del excampeón mundial en dos categorías por un monto superior a medio millón de dólares.

000

La relación entre Maidana y Margossian se extendió entre 2006 y 2011.

La aventura jurídica consistía en una demanda por 594.500 dólares y 400.000 pesos. El último monto era en concepto de daño moral, y la cifra en moneda extranjera correspondía al 33 por ciento de las supuestas bolsas que el boxeador habría cobrado por sus peleas contra el estadounidense DeMarcus Corley, el inglés Amir Khan y el mexicano Érik Morales. El resto era un 50 % -¡mal sumado!- de lo hipotéticamente percibido en concepto de publicidad por esos mismos compromisos.

Mario Margossian, uno de los mánager y promotores de boxeo más poderosos en Argentina, le inició en noviembre de 2011 un juicio a Marcos Maidana por presunto incumplimiento de contrato luego de que este, tras advertir reiteradas irregularidades por parte de su representante, diera unilateralmente por finalizado el vínculo que los unía.

Sin embargo, en las últimas horas el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 17, a cargo del juez Dr. Federico Alberto Güerri, falló -en el caso “MARGOSSIAN, MARIO GUSTAVO ARAM C/ MAIDANA MARCOS RENES (sic)/ORDINARIO”- en contra del titular de Argentina Boxing Promotions, la empresa que hoy maneja a decenas de boxeadores y que frecuentemente organiza eventos que son televisados por las cadenas TyC Sports y DeporTV. La Justicia fue contundente y, en un fallo que fue apelado por el empresario, dejó en claro que, entre otras anomalías, Margossian adulteró contratos, falsificó firmas y cobró dinero en nombre de Maidana.

Estafa a la alemana
Luego de celebrar juntos dos contratos -uno, desde el 29 de julio de 2004 y hasta el 9 de mayo de 2007; y otro, una prórroga de aquel hasta el 29 de julio de 2011-, el Chino firmó el 18 de mayo de 2007 un acuerdo con la promotora alemana Universum Media Network GmbH. El contrato contemplaba remuneraciones según las peleas sean a 10 o menos rounds, por títulos Internacional/Intercontinental o eliminatoria mundialista, en carácter de retador o en condición de campeón.

En ese contrato, según se desprende de la sentencia del juicio que acaba de ganarle Maidana a Margossian, el manejador adulteró la página 2 y le hizo firmar a su representado un convenio sin un fragmento que decía, textual: “… Además, el boxeador recibirá una prima de enganche de 175.000 dólares al firmar este contrato”. Ese dinero, cuya existencia el exboxeador ignoró por completo, fue depositado en una cuenta bancaria de Margossian el 26 de julio de 2007.

Así lo demostró el Dr. Carlos Pujol, abogado de Maidana, quien al momento de contestar la demanda presentó otro contrato que giró la compañía europea y que, al compararlos con el exhibido por el mánager, los peritos caligráficos determinaron que se había falsificado la firma del expeleador santafesino y que existían disimilitudes en la redacción de la hoja que contenía aquella cláusula.

Todo esto fue corroborado también por Dietmar Poswa -director comercial de la hoy extinta empresa teutona- quien, entre otras cosas, afirmó en el juicio que giró los US$175.000 desde la cuenta de Universum en el banco Sparkasse Hamburg a la cuenta a nombre de Margossian en el The Northern Trust International Banking Corporation, en Jersey City, Estados Unidos.

La bolsa que casi se vuelve invisible
Otra de las razones por las que el decisorio en primera instancia resultó favorable al expúgil tiene que ver con la odisea que debió pasar para poder percibir la ganancia por su choque frente al dominicano Víctor Cayó, a quien noqueó en seis asaltos el 27 de marzo de 2010, en el Hard Rock Hotel & Casino de Las Vegas. Aquella vez, Golden Boy Promotions libró un cheque para Maidana en concepto de bolsa pero que, tras adulterar nuevamente su firma, Margossian depositó a su nombre en el Enterprise Bank & Trust de Clayton, Misuri. Lo mismo sucedió con otro cheque de devolución de tasa de retención por el control antidóping.

Tras una ardua investigación, se logró detectar el oscuro camino del dinero y, una vez que las entidades bancarias dieron fe del justo reclamo de Maidana, este logró hacerse del dinero recién entre enero y febrero de 2011, ocasión en la que el banco de Misuri admitió el pago irregular de los cheques.

La mentira tiene patas cortas (y orgullo flaco)
Mario Margossian es promotor (licencia FAB Nº 239) y manager (licencia FAB Nº 201) desde el año 2000. Desde entonces, llevó adelante un sinfín de festivales boxísticos, y estuvo involucrado en la conducción de las carreras de exitosos boxeadores como Omar Narváez, Mariano Carrera y Alejandra Oliveras. Sin embargo, más allá de su extensa trayectoria en el universo boxístico, parece importarle poco el cuidado de su buen nombre. Tanto es así que, el 5 de noviembre de 2011, no titubeó al mentirle al prestigioso colega Juan Abraham Larena (ver link: https://www.youtube.com/watch?v=TvZmzjSw-18), conductor del ciclo Combate Space. “En primera instancia, nos han fallado a favor y hay una apelación que la están estudiando”, aseguró sin tapujos sobre la causa que acaba de encontrarlo perdedor.

Curiosamente, y en una medida que la Justicia también desechó -en primera instancia-, este inquieto empresario pidió un beneficio de litigar sin gastos. Es decir, el mismo que demandó a Maidana por casi US$600 mil y medio millón de pesos, argumentando que resultó clave para el despegue de su carrera, pues -según palabras que se leen en su demanda- se consideraba un reconocido agente en la industria boxística mundial, procuró iniciar las acciones legales como si se tratara de alguien sin recursos económicos. ¿Será que, en el fondo, sabía que su reclamo carecía de sustento y, por lo tanto, quiso intentarlo sin asumir los riegos económicos de tan aventurada empresa?

Hasta el momento, la Justicia falló a favor de la decisión de Maidana de alejarse de Margossian. Habrá que ver qué resuelve la Cámara y si, en caso de ratificarse aquella sentencia, el Chino aprovecha las concluyentes pruebas a favor y reclama el dinero y el daño que su exapoderado le causó.

ANDRÉS MOONEY
@ANDRESMOONEY
(@ALAVERADELRING)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s