MAIDANA: LICENCIA PARA MATAR (O SUICIDARSE)

Para los amantes del boxeo y buena parte de la prensa especializada, todo lo que el Chino Maidana haga estará bien y merecerá aplausos, aun cuando cometa un error detrás de otro. Valiente y honesta columna de Andrés Mooney sobre los “amigos del campeón” que no saben poner freno a ciertas actitudes del exmonarca AMB.

000

Una de las tantas polémicas fotos que el Chino Maidana subió a sus redes sociales.

Una pistola semiautomática Colt 1911 y un whisky importado. Una montaña de dólares. La tumba del narcotraficante Pablo Escobar. Abrazado a Jhon Jairo Popeye Velásquez, sicario del Cartel de Medellín. El mal gusto para tomarse fotografías y publicarlas en redes sociales no es nuevo en Marcos Maidana. Lo novedoso es que, ahora, no tiene a su lado a alguien que le advierta cuándo traspasó un límite, y cómo hacer para subsanarlo.

El Chino goza del riesgoso privilegio que ostentan los poderosos: la impunidad. Una encuesta realizada en Instagram por A la Vera del Ring consultó si gustaba o molestaba que subiera fotos posando con armas y dólares: el 66% dijo estar de acuerdo y sólo el 34% confesó su disconformidad.

La autenticidad, la simpleza y, por sobre todas las cosas, la guapeza sobre el ring, fueron algunos de los motivos por los que se convirtió en el último ídolo del boxeo argentino. Con sus puños como única (y letal) arma, logró enamorar al público sin la verborragia –ni el talento- de Sergio Martínez, el otro fenómeno que dio el pugilismo nacional en los últimos años y al que, después de haber sido admirado por todo un país, cuando sufrió el traspié con Cotto comenzaron a contarle los defectos que antes le escondían. Así, los amantes del boxeo le tomaron a Maidana tanto cariño que hoy no le cuestionan nada: ni sus incontables contradicciones, ni si será capaz de volver al primer nivel del deporte después de cinco años, en categoría mediano, con casi 100 kilos y sin un equipo consolidado.

Peleado con Gustavo Martín Gómez Maidana -Pileta para el mundo pugilístico–, primo y confidente del Chino, Sebastián Contursi dejó de ser el asesor del excampeón mundial superligero y wélter, y se transformó en una ausencia de peso que, en estas horas en que anunció su vuelta al ring, se nota demasiado. Fue él quien, en apenas cuatro años, diagramó buena parte del plan que terminó con el santafesino como figura internacional y con un presente económico próspero. El celoso cuidado por su imagen, por la comunicación –publicando en redes sociales en castellano y en inglés; siguiendo con lupa lo que se decía sobre él en los medios y demás– y, por supuesto, por las bolsas de cada una de las peleas, fueron batallas que el experiodista y dirigente de la AMB supo protagonizar y que, ahora, no está claro quién librará.

¿Será Pileta su nuevo manager? ¿Le encomendará esa tarea al plantel que trabaja en su recientemente estrenada promotora, que viene de organizar un evento en Mar del Plata en el que su hermano Fabián llegó en malas condiciones a la balanza y perdió el invicto contra un ignoto rival? ¿Apostará a Alex Ariza, el preparador físico colombiano que fue marginado de su equipo acusado de extorsionar al propio Maidana en la primera pelea contra Mayweather, y quien en la revancha con The Money trabajó para el estadounidense?

“Lo único que falta es que termine peleando para Mario Margossian”, me desafía alguien muy cercano a su entorno, en referencia al manager que fue hallado culpable por falsificar firmas, adulterar contratos y cobrar dinero en nombre del Chino. “Bueno, ¡tampoco está loco, che!”, le retruco, seguro de estar escuchando una ironía. “La verdad, no me sorprendería”, cierra fulminante.

No sólo los fanáticos, sino buena parte de la prensa adicta le firma a Maidana un cheque en blanco. No importa lo que haga ni bajo qué circunstancias. Todo estará bien, a menos que su aventura termine con una dura derrota, y entonces salgan corriendo a firmar la tragedia con el diario del lunes. Son los mismos que aseguraron –sin ver un examen médico, sin seguir de cerca su preparación y obedeciendo al mensaje oficial de sus manejadores- que Maravilla Martínez no llegaba lesionado contra Miguel Cotto, o que Lucas Matthysse estaba en su mejor momento cuando se enfrentó a Manny Pacquiao. Maidana tiene, hoy, licencia para matar… o para suicidarse.

ANDRÉS MOONEY
@ANDRÉSMOONEY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s